Ver demo×
×

¡Vean a NinjaOne en acción!

¿Qué es el control de flujo?

El control de flujo es un aspecto fundamental que dicta la eficacia de cualquier proceso, sistema u operación. Es la mano invisible que guía el buen funcionamiento de los sistemas, garantizando que todas las piezas funcionen juntas en equilibrio y resulta crucial para que los sistemas informáticos sean más organizados y manejables.

¿Qué es el control de flujo?

En el contexto de la TI, se refiere a un conjunto de procedimientos utilizados para gestionar la velocidad a la que se transmiten los datos entre dos nodos. Garantiza que un emisor, si opera a un ritmo más rápido, no inunde de datos a un receptor más lento. El mecanismo empleado permite al nodo receptor controlar la velocidad de transmisión.

¿Para qué sirve?

El control de flujo es fundamental para mantener el equilibrio en la velocidad de transmisión de datos entre un emisor y un receptor, evitando un posible desbordamiento de datos si el emisor transmite datos más rápido de lo que el receptor puede procesar. Al activar el control de flujo, se puede mejorar significativamente el rendimiento de la red, reducir las retransmisiones y aumentar la eficacia al evitar la pérdida de datos o la congestión.

Por ejemplo, consideremos una situación en la que un servidor potente envía datos a un dispositivo menos capaz. Sin un control de flujo, el dispositivo podría inundarse de datos, provocando caídas del sistema o pérdidas de datos. Con el control de flujo, el receptor puede indicar al servidor que reduzca la velocidad, lo que garantiza una transmisión fluida de los datos.

También se podría considerar un escenario de oficina en el que varios dispositivos están conectados a una red. Sin un control de flujo adecuado, un tráfico elevado podría provocar la congestión de la red debido a la sobrecarga de la capacidad de la red, ralentizando las operaciones o pudiendo provocar caídas del sistema o pérdidas de datos. En cualquier caso, el control de flujo regula la transmisión de datos, garantizando un funcionamiento fluido y evitando caídas de la red.

Tipos

Las técnicas de control de flujo se dividen principalmente en dos categorías: Control de flujo de parada y espera y control de flujo de ventana deslizante:

Control de flujo de parada y espera

Este control se refiere a un método de transmisión de datos en el que cada trama de datos individual se envía del emisor al receptor. Tras el envío de cada trama, se produce una pausa a la espera del acuse de recibo del receptor. La transmisión de la siguiente trama de datos sólo se produce tras la recepción de este acuse de recibo.

Este proceso garantiza que cada trama se reciba correctamente antes de enviar la siguiente, minimizando así la pérdida de datos. Sin embargo, este método puede no ser eficiente porque requiere una pausa tras el envío de cada trama.

Control de flujo de ventana deslizante

Este control permite la transmisión de varias tramas simultáneamente. En este método, el emisor no espera un acuse de recibo para cada trama, sino que, en su lugar, se envía una «ventana» de tramas, y los acuses de recibo pueden llegar para cualquier trama dentro de esa ventana. Esta ventana representa el número máximo de tramas en tránsito en un momento dado. Si no se recibe el acuse de recibo de una trama en un plazo determinado, se supone que se ha perdido o está dañada, lo que obliga a retransmitirla.

Este método aumenta significativamente la eficiencia, especialmente en redes con alta latencia. Sin embargo, requiere una gestión y un tratamiento de errores más complejos que el protocolo de parada y espera, más sencillo.

En comparación, ambos métodos pretenden garantizar una transmisión fiable de los datos. El control de flujo de parada y espera prioriza la fiabilidad sobre la velocidad, por lo que es adecuado para escenarios en los que la velocidad de transmisión no es crítica. Por otro lado, el control de flujo de ventana deslizante equilibra eficiencia y fiabilidad, lo que lo hace adecuado para escenarios en los que se requiere una transmisión de datos a alta velocidad sin comprometer su integridad.

La importancia del control de flujo

El control de flujo es fundamental para garantizar una transmisión de datos fluida y eficaz en las redes informáticas. Comprendiéndolo y aplicándolo eficazmente, los profesionales de redes pueden evitar la pérdida de datos, la congestión, y mejorar el rendimiento general de la red.

¿Listo para convertirte en un Ninja informático?

Descubre cómo NinjaOne puede ayudarte a simplificar las operaciones de TI.