¿Qué es la directiva de grupo en Active Directory?

directiva de grupo en Active Directory

Si bien a menudo se desaprovechan, pocas herramientas son tan cruciales y versátiles como las directivas de grupo en el contexto de Active Directory (AD). Para los administradores de sistemas y los gestores de redes, el dominio de las directivas de grupo es una poderosa herramienta que nunca debería pasarse por alto. Este artículo te ofrecerá un panorama de las directivas de grupo, dándote un desglose completo y exhaustivo de sus principios, capacidades y aplicaciones dentro del sólido marco de Active Directory.

Tanto si eres un profesional de la TI experimentado como si estás empezando, este artículo será tu hoja de ruta para comprender y aprovechar todo el potencial de las directivas de grupo dentro del ecosistema AD. Así pues, prepárate para una exploración exhaustiva de las complejidades de las directivas de grupo, al tiempo que descubres las claves de una gestión de redes eficaz.

En este artículo vamos a ver:

  • ¿Qué es la directiva de grupo en Active Directory (AD)?
  • Finalidad y usos de las directivas de grupo
  • Tipos de directivas de grupo
  • Ventajas de las directivas de grupo de Active Directory
  • Cómo crear y aplicar directivas de grupo

¿Qué es la directiva de grupo en Active Directory (AD)?

La directiva de grupo en Active Directory (AD) es una función de gestión que permite a los administradores de red definir y aplicar ajustes específicos, configuraciones y políticas de seguridad para usuarios y equipos dentro de una red basada en Windows. Es un componente esencial de Windows Server y desempeña un papel fundamental a la hora de simplificar la seguridad, la gestión y el mantenimiento de un entorno de red.

Finalidad y usos de las directivas de grupo

La directiva de grupo en Active Directory sirve para varios propósitos importantes, lo que la convierte en una herramienta fundamental para los MSP, los administradores de red y los profesionales de TI. Estos son algunos de los propósitos y usos clave de la directiva de grupo en AD:

Aplicación de la seguridad: las directivas de grupo permiten a los administradores aplicar directivas de seguridad, como requisitos de complejidad de contraseñas, bloqueos de cuentas y privilegios de usuario. Esto mejora la seguridad de la red y ayuda a protegerla contra accesos no autorizados y ciberamenazas

Configuración de usuarios y ordenadores: con la directiva de grupo, se simplifica la gestión centralizada de las configuraciones de usuarios y ordenadores, incluidos los ajustes del escritorio, las variables de entorno y las opciones de energía. Esto garantiza que las experiencias de los usuarios y las configuraciones de los sistemas sean coherentes y se ajusten a las normas de la organización.

Despliegue de software: la directiva de grupo puede utilizarse para desplegar, actualizar o eliminar aplicaciones de software en la red, lo que permite a los administradores de TI garantizar que las aplicaciones adecuadas estén disponibles para los usuarios adecuados.

Gestión de parches: los administradores pueden utilizar la directiva de grupo para controlar el despliegue de actualizaciones y parches de software, ayudando a mantener los sistemas actualizados y seguros.

Asignación de unidades y gestión de impresoras: la directiva de grupo puede asignar unidades de red y gestionar impresoras de red, simplificando el acceso a los recursos y reduciendo la necesidad de configuración manual.

Redirección de carpetas: los administradores pueden utilizar la directiva de grupo para redirigir las carpetas de usuario (por ejemplo, Mis documentos, Escritorio) a ubicaciones de red, lo que mejora la copia de seguridad y la accesibilidad de los datos de usuario.

Gestión de directiva locales y de grupo: las directivas de grupo pueden gestionar tanto directivas basadas en dominios que se aplican a múltiples sistemas como directivas locales que se aplican a máquinas individuales.

Auditoría y cumplimiento: la configuración de las directivas de grupo puede utilizarse con fines de auditoría y cumplimiento, lo que ayuda a las organizaciones a cumplir los requisitos normativos y documentar los cambios en las directivas.

Configuración de servicios de escritorio remoto: puede controlar la configuración de los Servicios de Escritorio Remoto, incluidas las configuraciones del host de sesión, las licencias y el acceso de los usuarios.

Personalización y branding: la directiva de grupo puede utilizarse para personalizar el aspecto y la marca de Windows, lo que permite a las organizaciones aplicar su identidad corporativa a la interfaz de usuario del sistema operativo.

Gestión de la energía: los administradores pueden utilizar las directivas de grupo para gestionar las opciones de energía, lo que ayuda a conservar la energía y reducir los costes estableciendo directivas a escala para los ajustes de suspensión e hibernación en las estaciones de trabajo.

Filtrado de seguridad y filtrado WMI: las directivas de grupo ofrecen opciones avanzadas de filtrado, lo que permite a los administradores aplicar directivas de forma selectiva en función de la pertenencia a grupos de seguridad, unidades organizativas o condiciones específicas.

Tipos de directivas de grupo

Las directivas de grupo en Active Directory engloban varios tipos de directivas que permiten a los administradores controlar y gestionar diferentes aspectos del entorno Windows. Los principales tipos de directivas de grupo de Windows son:

  • Directiva de grupo local: la directiva de grupo local se aplica a ordenadores individuales y se gestiona localmente en cada sistema. Es útil para configurar ajustes en un solo equipo y se puede acceder a él mediante el Editor de directivas de grupo local (gpedit.msc).
  • Directiva de grupo de dominio: la directiva de grupo de dominio es el tipo más común y se utiliza para gestionar las configuraciones de toda la red. Estas directivas se crean y aplican a nivel de dominio y afectan a todas las cuentas de usuario y ordenador dentro del dominio. (Los cambios también se reflejan en todo el dominio). Las directivas de grupo de dominio se almacenan en Active Directory y se distribuyen a los equipos cliente. 
  • Directiva de grupo de sitios: la directiva de grupo de sitios está diseñada para aplicarse a los sitios de Active Directory, que son conjuntos de subredes IP en una red. Estas políticas se utilizan para configurar parámetros específicos de un sitio concreto, como los parámetros de replicación o la configuración del sistema de archivos distribuidos (DFS).
  • Directiva de grupo de unidades organizativas (OU): son similares a las directivas de grupo de dominio, pero se aplican a nivel de OU. Las directivas OU permiten a los administradores organizar y gestionar objetos dentro de un dominio, así como dirigir un subconjunto de usuarios y equipos con directivas de grupo únicas.
  • Preferencias de directivas de grupo: las preferencias de directiva de grupo (GPP) son un conjunto flexible de extensiones de la directiva de grupo que permiten a los administradores configurar una amplia gama de parámetros, como asignaciones de unidades, configuración de impresoras, modificaciones del registro, etc.
  • Gestión avanzada de directivas de grupo (AGPM): La AGPM no es un tipo distinto de directiva, sino una herramienta proporcionada por Microsoft que mejora la gestión y el control de versiones de las directivas de grupo. Ayuda a las organizaciones a gestionar mejor el ciclo de vida de los objetos de directiva de grupo, incluido el seguimiento de cambios, el control de versiones y los flujos de trabajo de aprobación.
  • Directiva de grupo de seguridad: la directiva de grupo de seguridad es un tipo específico de objeto de directiva de grupo (GPO) que se utiliza para definir y aplicar ajustes y configuraciones relacionados con la seguridad para los usuarios y equipos de la red de una organización.

¿Qué son los objetos de directiva de grupo (GPO)? 

Los objetos de directiva de grupo (GPO) son contenedores para organizar y administrar una colección de configuraciones de directiva dentro de un dominio de Active Directory.

  • Directiva de instalación de software: Este tipo de directiva se utiliza para desplegar y gestionar instalaciones de software en la red. Los administradores pueden utilizarla para garantizar que determinados paquetes de software estén disponibles para grupos de usuarios designados.
  • Directiva de mantenimiento de Internet Explorer: esta directiva administra la configuración de Internet Explorer, como las URL de la página de inicio, las configuraciones del servidor proxy y las zonas de seguridad.

Cada uno de estos tipos de directivas de grupo tiene su propio caso de uso y pueden combinarse para crear un entorno de red bien gestionado que satisfaga las necesidades específicas de una organización.

Ventajas de las directivas de grupo de Active Directory

Las directivas de grupo de Active Directory (AD) ofrecen una amplia gama de ventajas a las organizaciones, lo que las convierte en una herramienta fundamental de administración y seguridad de la red. Estas son algunas de las principales ventajas de utilizar las directivas de grupo de AD:

  • Gestión centralizada: las directivas de grupo proporcionan una forma centralizada de gestionar y aplicar configuraciones de red y ajustes de seguridad en varios usuarios y ordenadores de una organización.
  • Coherencia: garantizan la coherencia de la configuración de usuarios y ordenadores, lo que se traduce en un entorno de red más estable y predecible.
  • Mayor seguridad: las directivas de grupo permiten a los administradores definir y aplicar directivas de seguridad. Estas pueden incluir directivas de contraseñas, de bloqueo de cuentas y asignación de derechos de usuario.
  • Eficiencia: la automatización de las tareas administrativas reduce la necesidad de configuración y mantenimiento manuales, lo que ahorra al personal informático un tiempo y un esfuerzo considerables.
  • Escalabilidad: las directivas de grupo pueden aplicarse a redes de todos los tamaños, desde pequeños negocios hasta grandes empresas, lo que las hace escalables y adaptables a las distintas necesidades organizativas.
  • Control granular: Los administradores pueden aplicar políticas a distintos niveles de la jerarquía organizativa, desde todo el dominio hasta unidades organizativas (OU) específicas, lo que permite un control granular adaptado a grupos o usuarios concretos.
  • Personalización de usuarios y ordenadores: las directivas de grupo permiten adaptar los entornos de usuario, como la configuración del escritorio, la configuración de las aplicaciones y los permisos de acceso, a las necesidades o peticiones individuales.
  • Implantación y gestión de software: los administradores pueden utilizar las directivas de grupo para desplegar, actualizar o eliminar aplicaciones de software en toda la red, agilizando la gestión del software y reduciendo la carga de su MSP o departamento de TI.
  • Gestión de parches: las directivas de grupo pueden automatizar las actualizaciones de software y la implantación de parches, garantizando que los sistemas permanezcan actualizados y protegidos frente a vulnerabilidades.
  • Registro de auditoría: permiten realizar un seguimiento de los cambios en las directivas, algo esencial para la auditoría y la gestión del cumplimiento
  • Administración de red simplificada: las directivas de grupo simplifican la gestión de los recursos de red, incluidas las unidades de red, las impresoras y las carpetas de usuario, mejorando la accesibilidad a los recursos y reduciendo la complejidad administrativa.
  • Configuración de Servicios de Escritorio Remoto: las directivas de grupo pueden utilizarse para controlar la configuración relacionada con los Servicios de Escritorio Remoto, lo que facilita la gestión del acceso remoto y los entornos de escritorio virtual.
  • Reducción de costes: gracias a las directivas de administración de energía, las directivas de grupo pueden ayudar a reducir el consumo de energía y los costes controlando la configuración de suspensión e hibernación de los ordenadores.
  • Personalización y branding: permiten a las organizaciones marcar y personalizar la apariencia de los sistemas operativos Windows, proporcionando una identidad corporativa coherente a las interfaces de usuario.

Las directivas de grupo de Active Directory proporcionan herramientas sólidas para que los administradores de red gestionen, protejan y personalicen eficazmente sus entornos de red. Estas directivas agilizan la administración de la red y contribuyen a una infraestructura informática más segura, coherente y productiva.

Cómo crear y aplicar directivas de grupo

La creación y aplicación de directivas de grupo en AD implica varios pasos y normalmente requiere privilegios administrativos. A continuación se ofrece una guía general para crear y aplicar directivas de grupo en un entorno Windows:

Acceder a Gestión de directivas de grupo:

Inicia sesión en un servidor u ordenador Windows con derechos administrativos.

Asegúrate de que dispones de los permisos necesarios y de que has iniciado sesión como administrador de dominio o una cuenta con los privilegios necesarios para crear y aplicar directivas de grupo.

Pulsa Windows + R, escribe gpmc.msc y pulsa Intro. Se abrirá la Consola de administración de directivas de grupo (GPMC).

Crear un nuevo objeto de directiva de grupo (GPO):

En la GPMC, expande el dominio en el que deseas crear el GPO. Haz clic derecho en la unidad organizativa (OU) o dominio donde desees vincular el GPO y selecciona “Crear un GPO en este dominio y vincularlo aquí”

Como alternativa, puedes hacer clic con el botón derecho del ratón en el nodo “Objetos de directiva de grupo” y elegir “Nuevo” para crear un GPO sin vincularlo inmediatamente.

Asigna un nombre al GPO y configúralo:

dale al GPO un nombre descriptivo y, si es necesario, una breve descripción. Haz clic derecho en el GPO recién creado y selecciona “Editar” para configurar los parámetros. Esto abre el Editor de administración de directivas de grupo.

Editar la configuración de la directiva de grupo:

Dentro del Editor de administración de directivas de grupo, puedes navegar por las distintas categorías de configuración, como por ejemplo Configuración de equipos y Configuración de usuario.

Configura las directivas y los ajustes específicos que deseas aplicar. Pueden incluir ajustes de seguridad, despliegues de software, redirección de carpetas, etc.

Enlazar el GPO:

Una vez configurado el GPO, cierra el Editor de administración de directivas de grupo.

En el GPMC, haz clic derecho en la OU, dominio o sitio deseado donde desees aplicar el GPO y selecciona “Editar” para abrir la configuración del GPO. (En términos de precedencia de GPO, los vinculados a unidades organizativas tienen la mayor precedencia, seguidos de los vinculados a dominios, y los GPO vinculados a sitios tienen la menor precedencia).

En la pestaña “Ámbito”, puedes controlar el filtrado de seguridad, el filtrado WMI y otros parámetros para especificar a quién se aplica el GPO.

Aplicar el GPO:

El GPO se aplica automáticamente según el enlace creado. Puedes aplicar la directiva inmediatamente ejecutando el comando gpupdate /force en los ordenadores de destino para que los cambios surtan efecto inmediatamente.

Pruebas y verificación:

siempre debes probar tu directiva de grupo en un pequeño subconjunto de usuarios o equipos antes de aplicarla de forma universal para asegurarte de que se comporta como esperas y no causa consecuencias no deseadas.

Ten en cuenta que las directivas de grupo pueden afectar significativamente al comportamiento del sistema, y que una configuración incorrecta puede provocar graves problemas y tiempos de inactividad. Por lo tanto, es imprescindible tener un plan claro y un conocimiento profundo de las directivas que estás aplicando.

Facilita la gestión informática con NinjaOne

Como plataforma integral de gestión y monitorización de TI, NinjaOne puede ser una herramienta valiosa para garantizar que los sistemas cumplen con tus directivas de grupo y para monitorizar y gestionar los sistemas de tu red.

Si estás listo para probar NinjaOne, programa una demostración o comienza tu prueba de 14 días para descubrir por qué tantas organizaciones y MSP eligen NinjaOne como su socio RMM.

¿Busca más consejos interesantes y guías completas? Visita nuestro blog y suscríbete a MSP Bento para recibir información, entrevistas e inspiración directamente en tu bandeja de entrada

Próximos pasos

La creación de un equipo de TI próspero y eficaz requiere contar con una solución centralizada que se convierta en tu principal herramienta de prestación de servicios. NinjaOne permite a los equipos de TI supervisar, gestionar, proteger y dar soporte a todos tus dispositivos, estén donde estén, sin necesidad de complejas infraestructuras locales.

Obtén más información sobre NinjaOne Endpoint Management, echa un vistazo a un tour en vivocomienza tu prueba gratuita de la plataforma NinjaOne.

También te puede gustar

¿Listo para convertirte en un Ninja informático?

Descubre cómo NinjaOne puede ayudarte a simplificar las operaciones de TI.
Ver demo×
×

¡Vean a NinjaOne en acción!

Al enviar este formulario, acepto la política de privacidad de NinjaOne.

Comienza tu prueba gratuita del software de Gestión de endpoints n.° 1 en G2

Términos y condiciones de NinjaOne

Al hacer clic en el botón «Acepto» que aparece a continuación, estás aceptando los siguientes términos legales, así como nuestras Condiciones de uso:

  • Derechos de propiedad: NinjaOne posee y seguirá poseyendo todos los derechos, títulos e intereses sobre el script (incluidos los derechos de autor). NinjaOne concede al usuario una licencia limitada para utilizar el script de acuerdo con estos términos legales.
  • Limitación de uso: sólo podrás utilizar el script para tus legítimos fines personales o comerciales internos, y no podrás compartirlo con terceros.
  • Prohibición de republicación: Bajo ninguna circunstancia está permitido volver a publicar el script en ninguna biblioteca de scripts que pertenezca o esté bajo el control de cualquier otro proveedor de software.
  • Exclusión de garantía: El script se proporciona «»tal cual» y «según disponibilidad», sin garantía de ningún tipo. NinjaOne no promete ni garantiza que el script esté libre de defectos o que satisfaga las necesidades o expectativas específicas del usuario.
  • Asunción de riesgos: El uso que el usuario haga del script corre por su cuenta y riesgo. El usuario reconoce que existen ciertos riesgos inherentes al uso del script, y entiende y asume cada uno de esos riesgos.
  • Renuncia y exención: El usuario no hará responsable a NinjaOne de cualquier consecuencia adversa o no deseada que resulte de su uso del script y renuncia a cualquier derecho o recurso legal o equitativo que pueda tener contra NinjaOne en relación con su uso del script.
  • CLUF: Si el usuario es cliente de NinjaOne, su uso del script está sujeto al Contrato de Licencia para el Usuario Final (CLUF).